En mensaje de año nuevo, Obispos reiteran compromiso para la construcción de paz en México
By in

En mensaje de año nuevo, Obispos reiteran compromiso para la construcción de paz en México

Ante medios de comunicación nacionales, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), encabezada por su nuevo presidente, Mons. Rogelio Cabrera López, emitió su mensaje de inicio de año, en donde remarcaron su compromiso de continuar con la construcción de la paz en el país.

En el documento elaborado por la CEM, la Iglesia de México es consciente de las “diferentes pruebas y adversidades” a las que se enfrenta el país, como lo son la inseguridad, la falta de empleo y educación y la llegada de un nuevo gobierno; por tanto, remarcan su compromiso de acompañamiento y cercanía.

Con respecto a la violencia que azota gran parte del territorio mexicano, la apuesta seguirá siendo el abrir espacios para el encuentro y diálogo que ayuden a construir la paz, ofreciendo todos los recursos que la Iglesia tiene a su alcance. Por ejemplo, seguirán los centros de escucha para las familias de desaparecidos y víctimas de la violencia en las parroquias y diócesis de México.

El arzobispo de Monterrey, quien fue portavoz de este mensaje, también mencionó la favorable respuesta que ha recibido el Proyecto Global de Pastoral 2031-2033, el cual, asegura, se trabajará constantemente en los diferentes ámbitos de la Iglesia.

Finalmente, señaló que, para los Obispos, es una preocupación el tema migratorio, por lo que durante el 2019 continuará el trabajo para la atención de los migrantes en las diferentes instancias religiosas del país.

REFLEXIÓN "LA ALEGRÍA DE LA CARIDAD" 04 enero 2019
By in

REFLEXIÓN "LA ALEGRÍA DE LA CARIDAD" 04 enero 2019

Una nueva fiesta se añade a las dos celebradas en los dos martes anteriores: la Navidad y la Maternidad Divina, y a la celebrada el domingo pasado: la Sagrada Familia. Se trata de una fiesta a la que muchos asistimos, llenos de aparente alegría, pero que en las actitudes de fondo, tal pareciera que desconocemos la verdadera razón del festejo, o lo que es peor: la persona que se festeja parece ser un perfecto desconocido para no pocos.

Celebramos la Epifanía del Señor y somos muchos los que desconocemos la altura y la profundidad, la anchura y la longitud de los alcances de esta fiesta cristiana

Acompaña al Padre Rogelio Narváez en la siguiente reflexión: 

 

Virgen de Guadalupe: reina de la paz
By in

Virgen de Guadalupe: reina de la paz

A pie, en bicicletas, por largas caravanas de autobuses o camiones de carga cerca de ocho millones de peregrinos, según estimaciones del gobierno capitalino, arribaron al recinto de la Virgen de Guadalupe este 2018, con la esperanza de poder agradecer lo que les fue otorgado durante el año, o bien, ofrendar algún sufrimiento.

Pero la fecha no sólo es un devenir de gratitudes o peticiones, porque las expresiones de cariño y amor también son un anhelo por una vida y un país mejor; en el que todos, como hijos de una sola Madre, podamos afrontar los grandes retos que depara el próximo año.

“Sabemos bien que la experiencia de fe del pueblo mexicano y la consolidación e integración de la patria son realidades difíciles de comprender si no se leen a la luz de la cercanía y de la maternidad de Santa María de Guadalupe” – Conferencia del Episcopado Mexicano

Con un país señalado como el segundo más peligroso a nivel mundial y que registró durante el año poco más de 16 mil asesinatos, en donde la violencia de roba a mano armada, secuestros violaciones se dispararon sin control, el 12 de diciembre, fecha en el que celebramos las apariciones de la Virgen de Guadalupe, se convierte en un respiro.

“Creemos que la Iglesia en México necesita sentarse a los pies de la Virgen Madre para alentar la esperanza de ser un solo pueblo. Ella nos invita a contemplar, creer, vivir y anunciar el ministerio de la Redención realizado por Jesús” Oración colecta de la solemnidad de Santa María de Guadalupe.

Un respiro que ayuda a repensar en nuestro actuar cotidiano y el papel que desempeñamos desde nuestros respectivos ámbitos para la construcción de la paz en México; además de ayudarnos a contemplarnos como hermanos unidos. En este sentido, la Virgen de Guadalupe se convierte en ícono y paradigma para la nueva etapa social a la que se enfrenta el país.

“Así, pues, podemos encontrar, a la luz de la fe, en Santa María de Guadalupe presente en estas tierras, los inicios de la Nación mexicana (incluso de toda América), no compuesta ya por dos pueblos diferentes enfrentados por el odio y la desigualdad, sino un solo pueblo nuevo, unificado en Cristo y su paz, dignificado por la riqueza propia de cada uno” – “El Acontecimiento Guadalupano” de la Dimensión Episcopal de la Pastoral de la Liturgia

Hoy más que nunca, en el día de nuestra Señora de Guadalupe, es necesario recordar la obra de Dios en nuestra tierra, para reencontrar la paz y la reconciliación. Su Madre, nuestra madre que no nos abandona, nos fortalecerá en un difícil pero necesario camino de reconstrucción de México.

By in

En Chiapas, Cáritas ayudó a más de 300 personas a recuperar su hogar

Fueron 10 viviendas construidas y 53 rehabilitadas las que Cáritas Mexicana, en conjunto con la diócesis de Tapachula, entregaron en comunidades del municipio de Tonalá, Chiapas a los afectados por los sismos del año pasado, lo que benefició a 315 personas.

Bajo el objetivo de contribuir a la recuperación integral de las familias más afectadas por los sismos, del 7 y 19 de septiembre en 2017, Cáritas Mexicana y la Diócesis de Tapachula y, la semana pasada hicieron entrega formal de 10 nuevas viviendas. A esto se suma la rehabilitación de 53 viviendas.

En compañía del Pbro. Rogelio Narváez, secretario ejecutivo de Cáritas Mexicana, y el Pbro. Arturo Martínez Briones, de la parroquia de San Martín de Porres, perteneciente al municipio de Tonalá, agradecieron mediante una eucaristía la colaboración de la comunidad para la ejecución del proyecto, así como a los cientos de bienhechores que apoyaron la colecta nacional e internacional de Cáritas Mexicana, de donde provino el recurso para la implementación de este.

Las comunidades beneficiadas fueron Guayaba norte (1 construcción y 9 rehabilitaciones); Guayaba sur (1 construcción y 9 rehabilitaciones); Huizachal (1 construcción y 11 rehabilitaciones); Congreso (1 construcción y 2 rehabilitaciones); El Naranjo (4 rehabilitaciones); Paredón (1 construcción y 9 rehabilitaciones); El Arenal (1 construcción) y Tonalá (4 construcciones y 9 rehabilitaciones).

Cáritas entrega 12 viviendas en Tlayacapan, Morelos
By in

Cáritas entrega 12 viviendas en Tlayacapan, Morelos

Bajo un “modelo de autogestión solidario”, Cáritas de Morelos, con el apoyo de Cáritas Mexicana, hicieron entrega de 12 viviendas a familias el pasado 30 de noviembre, en el municipio de Tlayacapan, Morelos.

En el atrio de uno de los templos más importantes de Morelos, el ex convento de San Juan Bautista, bajo un altar improvisado, se llevó a cabo una eucaristía presidida por Mons. Ramón Castro Castro, Obispo de Cuernavaca, para bendecir las 12 viviendas que se construyeron en Tlayacapana, Morelos.

Previamente a la ceremonia, el Pbro. Filiberto Arias Araujo, párroco de la comunidad, e integrantes de Cáritas Morelos, explicaron brevemente a los presentes el proceso que realizaron para la construcción de las viviendas, como la conformación del colectivo “San Juan Bautista” y el modelo de autogestión solidario con el cual se rigieron.

Con estos dos importantes elementos y el apoyo tanto de Cáritas Morelos como de Cáritas Mexicana, a 12 familias se les hizo la entrega de una vivienda. Cabe señalar que los recursos provinieron de la colecta nacional e internacional realizada a pocos días de los sismos 2017 y convocada por la magnitud del desastre.

Al tema de reconstrucción en Tlayacapan se suma el apoyo psico-emocional y de “medios de vida”; ambos implementados en el Colectivo. En el primero se organizaron los grupos para que, guiados por el evangelio, pudieran externar sus temores sobre lo ocurrido y el porvenir. En el segundo se buscó reactivar la economía local.

“Vengan que los haré pescadores de hombres”

Durante la homilía de la bendición de las viviendas, Mons. Ramón Castro agradeció el esfuerzo y amor que Cáritas Mexicana y Cáritas Morelos han puesto para concretar los proyectos surgidos a raíz de los sismos del año pasado.

También señaló que, al igual que religiosas y sacerdotes entregados a Dios, las personas de Cáritas también entregan por medio del servicio al hermano desprotegido, su vida a Dios y estos los hace “pescadores” de un mundo más digno.

 “Si hacemos un análisis más amplio de esta oración (los haré pescadores de hombres) también se aplica a todo el equipo de Cáritas Mexicana y de Cáritas Morelos que han trabajado por la dignidad del ser humano, que ha trabajo con amor y entrega para que el hermano pueda sobrellevar la desgracia que ha tenido que enfrentar” enfatizó Mons. Castro.

MCR: Las incansables religiosas que protegieron el éxodo migratorio
By in

MCR: Las incansables religiosas que protegieron el éxodo migratorio

Vestidas de blanco de pies a cabeza, las religiosas de Cristo Resucitado fueron fáciles de distinguir entre una multitud de playeras de colores, mochilas rotas, carriolas y peluches. El ir y venir de su caminar no se detuvo en ningún momento. Se les podía ver agachadas limpiando pies lastimados por el asfalto; correr para auxiliar a alguna persona deshidratada; sirviendo platos de comida. La caravana de migrantes no permitía ningún titubeo.

La red de las misioneras de Cristo Resucitado (MCR) conocía su misión a pocos días de darse la noticia del éxodo migratorio proveniente de Honduras, que recogió a su paso a salvadoreños y guatemaltecos. Desde las primeras horas de la inminente emergencia humanitaria, comenzaron las llamadas y mensajes para coordinar toda la ayuda posible; ellas, mejor que nadie, saben que la atención debe darse de forma rápida y coordinada.

Apoyadas por Cáritas Mexicana, fue así como recibieron a un grupo de poco más de 7 mil centroamericanos (en su mayoría hondureños), según estimaciones de los medios informativos, en la frontera de Guatemala y México: Chiapas, la primera barrera de las muchas a las que se enfrentarían. En tanto el contingente luchaba por cruzar una frontera custodiada por policías dispuestos a detenerlos a toda costa, las hermanas habían entrado en comunicación con la diócesis de Tapachula para juntos convertirse en un oasis cuando por fin cruzaran el muro imaginario de la frontera sur.

Decenas de medios de comunicación a nivel nacional e internacional emitían toda la información que les fuera posible. El mundo volteó su mirada a ese pedazo de selva. Las imágenes de cómo arribaban a territorio nacional circulaban en redes sociales y principales canales de Tv, lo cual no se detendría durante todo el trayecto que hizo la caravana en México.

Gracias a esto, el pueblo mexicano, una vez más, salió a dar auxilio a quienes huyeron de un país desbordado por la violencia y pobreza. En cada punto de los casi 10 estados de la República por donde pasaron, les ofrecieron ropa, agua, alimentos, etc. A la par, la Iglesia católica, madre que cobija al desahuciado, animaba a las parroquias y diócesis por donde pasaba la caravana para que se transformaran en centros de acogida.

“México es grade y bondadoso” señaló Sor Bertha cuando llegó a la Ciudad de México junto a sus hermanas y el primer grupo de la caravana. Ellas, quienes habían acompañado cada paso del éxodo migratorio, e inclusive ayudaron para que mujeres y niños consiguieran transporte en camiones con el fin de mitigar el impacto del recorrido, habían sido testigos de primera fuente de las muestras de un país generoso y siempre solidario.

En ningún momento, bajo ninguna circunstancia, las religiosas de una congregación nacida en Guadalajara dejaron solos a los migrantes. Caminaron, durmieron y comieron con ellos en una agotadora travesía.  Al punto que llegaban, se instalaban rápidamente y comenzaban sus labores de atención médica, apoyo psicoemocional, entrega de ropa y alimentos. Ellas hicieron que la esperanza no flaqueara en un mar de cansancio e incertidumbre.

Ahora, cerca de un mes de caminar de la mano con un grupo de almas llenas de sueños, temor y esperanza por una vida mejor, se despiden de sus compañeros de viaje en la ciudad fronteriza de Tijuana. Su misión de llevarlos sanos y salvos a ese punto ha concluido. No sin antes brindarles la última atención médica o de compañía, no sin antes de despedirse con una bendición, discreta promesa de que el Señor protegerá cualquier camino que tome cada uno de los personajes que conformaron el éxodo centroamericano.

 

Desde Cáritas Mexicana queremos agradecer el trabajo, la dedicación y el amor por el prójimo durante el tiempo que apoyaron la caravana migratoria.