Email: direccion1@ceps.org.mx | Teléfonos: (52)(55) 5563-1604 y (52)(55) 5563-6543

Para culminar el XVII Taller Asamblea Anual de Cultura Náhuatl se llevó a cabo, el 13 de octubre, la tercera misa en náhuatl en la Basílica de Guadalupe en la capital del país, la cual congregó a pueblos originarios de Morelos, Puebla, Oaxaca, Chipas, Hidalgo y Veracruz, donde se habla dicha lengua.

Ante el peligro de desaparecer, es necesario rescatar la cultura de los pueblos originarios y, sobretodo, su lengua, explicó Mons. Felipe Arizmendi Esquivel, Obispo de San Cristóbal de las Casas. También pidió por las víctimas de los terremotos de septiembre y por el dolor que aún se vive en el país.

“Aprecien los grandes valores de humanismo, de familia, de pueblo, de vida comunitaria, de fe sencilla, de resistencia, de trascendencia. No les crean a los que dicen que sería mejor que los pueblos originarios desaparecieran, como si fueran un lastre para el progreso del país. Es todo lo contrario. Ustedes pueden aportar sus tradiciones, su manera de vivir en familia, sus consensos para llegar a acuerdos, su solidaridad comunitaria. Esto es lo que el mundo actual necesita. Ustedes lo tienen. No lo pierdan” señaló Mons. Arizmendi en la homilía.

En la celebración estuvo presente el equipo de traductores, conformado por 40 sacerdotes, laicos, catequistas, religiosas y diáconos que tienen la tarea de traducir los textos litúrgicos al náhuatl, con el acompañamiento de las Comisiones Episcopales de Liturgia, Biblia, Doctrina de la Fe, Cultura y Pastoral Indígena. Dicha labor comenzó hace más de 10 años y uno de los resultados fue la traducción náhuatl de la misa.

Para el proceso también se necesitó la aprobación del Papa Francisco y la Santa Sede, quienes aprobaron los textos, porque “no se puede tener una auténtica liturgia católica sin esta comunión eclesial”. Cabe señalar que el Santo Padre ha dejado en claro su compromiso por reivindicar a los pueblos originarios, a través del acompañamiento de la Iglesia, siempre y cuando respeten sus tradiciones.

Finalmente, el Obispo de Chiapas señaló que aún hay ministros de la Iglesia que se resisten en “darles el lugar que les corresponde, que menosprecian su idioma y su cultura, que los relegan, que se niegan a celebrarles los sacramentos en su idioma y les imponen el castellano”, por ello, tanto los traductores como las Comisiones involucradas en este trabajo, harán todo los posible por continuar con la tarea de traducción para tener más textos en náhuatl y así poder evangelizar en armonía con las comunidades que se niegan a perder su identidad.

La población de pueblos originarios en México representa casi un 15% del total, habitando una quinta parte del territorio, sin embargo, estas poblaciones enfrentan condiciones sociales difíciles como la alta migración y exclusión de elementos básicos como la educación, el agua, electricidad o vivienda digna.

Sé parte de nuestra red

Buscar en el sitio

Haz tu Donativo