II Jornada Mundial de los Pobres

By in
466
II Jornada Mundial de los Pobres

En esta II Jornada que comienza el 18 de noviembre 2018 el Papa Francisco nos invito a experimentar directamente la pobreza, comprender quiénes son los verdaderos pobres, a los que estamos llamados a dirigir nuestra mirada para escuchar su grito y reconocer sus necesidades.

Asimismo les compartimos el mensaje de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social para concientizarnos sobre las necesidades de los pobres y reflexionar sobre como se puede ayudar a los más necesitados.

La celebración de Jesucristo Rey del Universo en este año 2018 será nuevamente engalanada por una hermosa manifestación de su realeza y una sincera expresión de nuestra adoración: La II Jornada Mundial de los Pobres.

“Este pobre gritó y el Señor lo escuchó” (Sal 34,7).

Con estas palabras de la literatura sapiencial el Papa Francisco nos ha invitado a ejercer y ejercitar la caridad cristiana.

Este Salmo 34 nos trae a la memoria uno de los textos fundamentales del Antiguo Testamento en el que Dios se ha manifestado como sensible al dolor de todos sus hijos: “He oído el clamor de mi pueblo, y he bajado para librarlos de la mano de Egipto” (Ex 3,7-8). Sensibilidad de Dios que se ha manifestado plenamente en su Hijo Encarnado tal y como lo refiere el mismo Papa Francisco en relación al encuentro de Jesucristo con Bartimeo (Mc 10,46-52; Cfr. N. 5 del mensaje).

Escuchar es un imperativo para el creyente (Dt 6,4) y este imperativo de “escuchar el clamor de los pobres” se hace carne también en nosotros cuando, al igual que a Dios, se nos estremecen las entrañas ante el dolor ajeno y nos disponemos a ofrecer nuestro auxilio.

El Papa Francisco ya nos ha marcado un procedimiento eclesial en tres pasos:

  1. a) Ante el verbo Gritar se nos pide silenciar para escuchar el grito que cruza los cielos y es escuchado por Dios pero también debe ser escuchado por todos nosotros. Debemos hablar menos y que nuestras iniciativas no sean para nuestra autocomplacencia (n. 2 del mensaje)
  1. b) Responder que es una participación llena de amor por el pobre. Cristo nos muestra que más allá de las acciones de asistencia responder se convierte en una “atención amante” (n. 3 del mensaje; EG, n. 199)
  2. c) Liberar que significa reconocer que la situación que ha propiciado el desplazamiento es generada por el egoísmo, el orgullo, la avaricia y la injusticia por lo que es fundamental realizar acciones que liberen de todos estos males rompiendo esas cadenas con la acción de Dios en cada uno de nosotros (n. 4 del mensaje).

Cumplamos el deseo de Dios que promete que los pobres comerán hasta saciarse (Sal 22,27) y transformemos el grito de dolor en un grito de esperanza, sabiendo que Dios no abandona a los que confían en Él. (Rom 8,31-39).

Por este medio les compartimos estos siete temas elaborados por los Secretarios de las siete Dimensiones de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social: Pastoral de Pueblos Originarios y Afromexicanos, Caritas-Emergencias, Pastoral Laboral-Ecología, Pastoral Penitenciaria, Pastoral de la Salud, Pastoral de la Movilidad Humana y la Dimensión de Justicia, Paz, Reonciliación, Fe y Política.

Que María Santísima, “Madre del Verdadero Dios por quien se vive” y que le ha dicho a san Juan Diego: “¿No estoy aquí yo que soy tu Madre?”, interceda por todos nosotros para que sigamos construyendo esa “Casita Sagrada” que se manifiesta en un pueblo que vive y camina por los senderos de la dignidad, de la paz y de la justicia.

54321
(0 votes. Average 0 of 5)