Email: direccion1@ceps.org.mx | Teléfonos: (52)(55) 5563-1604 y (52)(55) 5563-6543

Del 15 al 18 de marzo pasados se dio lugar al primer taller nacional sobre Ecología Integral convocado por la Comisión Episcopal para la Pastoral Social, CELAM y Cáritas de América Latina y el Caribe con la presencia de 18 diócesis del país y un número interesante de experiencias y acciones que muchos agentes de pastoral social impulsan desde sus comunidades, todos acompañados con la presencia de Mons. Jorge Cavazos responsable de la pastoral de la tierra a nivel nacional.

La idea principal del taller fue encontrar el verdadero significado de “Ecología Integral” de la mano de Laudato Sí, para aterrizar las acciones que a nivel parroquial, diocesano, provincial y nacional debemos crear respecto del cuidado de la casa común

PRINCIPALES REFLEXIONES

1. Ecología integral no es hablar de lo verde sino de una interrelación multicolor que pasa por la cultura, la política, la comunidad, la economía, las relaciones humanas, la espiritualidad, la biodiversidad, etc.
2. La ecología integral propone que la crisis medioambiental es resultado de muchas crisis humanas y sociales, en realidad se trata de una sola crisis porque todo está interconectado, no existe un problema social distanciado de un problema medioambiental, uno es resultado del otro. Cuando un río está contaminado es señal de que hay una comunidad con personas de corazones contaminados.
3. La conversión ecológica a la que nos llama el Papa Francisco, busca eliminar a la cultura del descarte, donde parece que lo creado se convierte en montañas de “porquería”. La propuesta ante esta realidad es la cultura del cuidado.
4. Cuando hablamos de la creación de Dios, nos referimos a toda creatura con la que compartimos nuestra casa común, todas las creaturas tiene el único fin de alabar a su creador, donde los seres humanos hemos sido dotados de un don especial, este es el de ser cuidadores de las creaturas, si algunas de esta falta, es maltratada o desaparece, somos responsables de ello porque dejamos de cuidar algo preciado, que además, nos permite seguir experimentado el milagro de la vida, es ahí donde está nuestra más grande falta ecológica.
5. La creación no es objeto solo de cuidado, la creación es sujeto que tiene una dignidad inherente, todos alabamos al mismo Creador.
6. Nuestra acción principal es la de buscar la integralidad de la ecología integral. Cuidar, proteger y acompañar: Sí a la naturaleza, Sí a los pobres, Sí en la promoción de la justicia social, Sí en la paz interior… Recoger la basura y olvidarse de los migrantes es una mala concepción de ecología integral.
7. Hay una riqueza fundamental en los pueblos originarios cuya sabiduría y relación con la tierra nos da un camino de acción inmediata y clara para aprender a cuidar de la creación.
8. La parroquia es una casa y escuela de comunión, ahí se aprende a construir un hogar en sentido de comunidad, es escuela de formación y es donde las acciones que se hagan externamente se vuelven en una transformación interna. Por lo anterior, una parroquia cuyo eje de acción sea la ecología integral podrá:
a. Sensibilizar a la comunidad.
b. Informar sobre los problemas ecológicos de la comunidad y la conversión ecológica necesaria.
c. Formar para crear un programa de ecología integral.
d. Conformar un equipo de acción y redes con todas las acciones pastorales y sociales de la comunidad.
e. Proyectar un sistema transformador de conductas personas y acciones comunitarias hasta que haya plenitud en el cuidado de la creación.

PRINCIPALES ACCIONES Y CONCLUSIONES

1. Se determinó hacer un consejo nacional que pueda ofrecer subsidios, visualizar oportunidades de incidencia y formación, acompañar procesos y generar vínculos al interior de la iglesia y con organizaciones de la sociedad civil, como de los gobiernos locales y federales.
2. Se determinó promover un taller de ecología integral al menos en cada provincia eclesiástica para que se generen equipos locales diocesanos y parroquiales, que atiendan las necesidades inmediatas de formación y conflictos medioambientales.
3. Crear una RED de experiencias para que sean compartidas y haya intercambio de saberes.
4. Crear un observatorio de conflictos medioambientales en temas de territorio, industrias extractivas, deforestación, contaminación de agua, basureros, desplazamientos forzados por causas medioambientales, etc. Este observatorio analizará la realidad e irá ofreciendo insumos para que la iglesia local y nacional se sumen con acciones, pronunciamientos y organización comunitaria.
5. Integrarnos a una RED Eclesial Mesoamericana para idear acciones en torno al cuidado del corredor Biológico Mesoamericano que compartimos México y los países de Centro América.

Tenemos claro que los conflictos medioambientales no se ciñen alrededor de una zona pastoral, así que nos plateamos como meta agrupar zonas o regiones que convivan con temas afines y que su involucramiento sea clave para incidir en la transformación ecológica de esos conflictos.

Si estás interesado en formarte o animar procesos de ecología integral en tu región junto con otros actores o si tienes elementos que aportar en este tema, no dudes en comunicarte con. Dinos qué quieres saber, qué sabes y qué puedes ofrecer para seguir promoviendo una ecología integral.


José David Torres Moya
Secretario de la pastoral del trabajo y ecología integral
Comisión Episcopal para la Pastoral Social
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Obispo Responsable de la Dimensión:
Mons. Jorge Alberto Cavazos Arizpe-Obispo de San Juan de los Lagos
Secretario de la Dimensión:
Ing. José David Torres Moya

trabajo@ceps.org.mx

Celular: 5538761711

La pastoral del trabajo tiene como fin promover tres áreas pastorales vinculadas el desarrollo humano integral y solidario, estás son:

Pastoral Laboral. Para promover al mundo del trabajo integrado por los trabajadores, los empresarios y la empresa en un círculo virtuoso de desarrollo personal, familiar y comunitario centrado en la persona.

Pastoral de la Tierra. Para promover el cuidado de la creación y enaltecer el desarrollo de las comunidades campesinas y el fruto de su trabajo en la tierra.

Economía Solidaria. Para promover un modelo de desarrollo centrado en la comunidad y el trabajo colectivo cuyo valor principal es la solidaridad y la distribución justa del fruto del trabajo.

La dimensión ofrece a las diócesis o instituciones que desean promover alguna de estas áreas pastorales:

a) Ponencias para animar la reflexión local en análisis de la realidad, importancia de esta pastoral en relación a la pastoral social o bien para descubrir las opciones de incidencia que se vislumbran.

b) Talleres sobre pastoral laboral y economía solidaria y su implementación diocesana.

c) Creación de redes de consumo y redes de productores en el contexto de la economía solidaria.

d) Incubación de proyectos productivos en el contexto de la economía solidaria.

e) Acompañamiento para la creación de una pastoral del medio ambiente.

En todas las áreas promovemos la creación de equipos levadura que estén capacitados para desarrollar esa pastoral. Cualquiera que sea su idea o necesidad con gusto podemos ayudarle a crear una estrategia diocesana o local para su implementación.

Sé parte de nuestra red

Buscar en el sitio

Haz tu Donativo

Materiales Campaña Caridad 2018