Email: direccion1@ceps.org.mx | Teléfonos: (52)(55) 5563-1604 y (52)(55) 5563-6543

Salario mínimo

¿Es realmente útil?

El día de ayer se anunció que el salario mínimo (SM) aumentará de 80.04 a 88.36 pesos diarios a partir del 1 de diciembre de este año. Pero vale la pena preguntarse si un trabajador puede realmente mantener a su familia con 2650.8 pesos mensuales.  Hagamos un ejercicio a través de preguntas y respuestas:

¿Es cierto que el SM ha aumentado cerca del 45% en este sexenio?

El SM mínimo ha incrementado el 41.7% desde el 2012 a la fecha. En el sexenio anterior creció el 28%. No hay duda que los incrementos son considerablemente mejores. 

¿Cuál debería ser el SM realmente decente?

El CONEVAL considera que debe ser de 95 pesos para la compra de una canasta básica. Este dato lo comparte la COPARMEX, por su parte la CTM estima debe ser de 100 pesos al día. Por otro lado, organizaciones sociales y actores políticos consideran que un SM real y verdaderamente digno sería ser de 180 pesos diarios, porque cualquier valor inferior a este sólo es de sobrevivencia. 

¿Cuántas personas ganan el SM?

Se estima que este beneficio  es para 1 millón 271 trabajadores en el país. La realidad es que la mayoría de los trabajadores no mide su salario en salarios mínimos, así que estos aumentos pueden no necesariamente impactar en los salarios generales. El SM sirve para asegurar, en lo legal, que nadie perciba menos de esta cantidad.

¿Cuál es el significado de este incremento, sirve para algo?

Tiene un sentido social y una interpretación de triunfo parcial, sí. Este aumento no es producto de la benevolencia de las autoridades, es en realidad, resultado de las múltiples discusiones que líderes sociales, organizaciones sociales y los mismos trabajadores han venido dando en estos últimos años. El aumento al SM es un tema que se viene discutiendo con mayor seriedad y parece que al momento, sin ser suficiente, se ha logrado presionar o incidir en mejores aumentos que los que se habían dado años atrás. Lamentablemente no es suficiente, seguirá siendo el SM de México de los más bajos en América Latina, incapaz de mantener dignamente a una familia y una forma de disfrazar el rezago salarial que tienen la mayoría de los trabajadores en México. Justo de ahí radica una de las críticas para renegociar el TLC, porque con salarios tan bajos la competencia se vuelve desleal.

¿Por qué la iglesia y la pastoral social deben opinar sobre este tema?

Existen muchos elementos de la Doctrina Social de la Iglesia que nos insisten que el salario de un trabajador es fundamental para sostener la vida digna que merece.

Benedicto XVI haciendo eco de Laborem Exercens indica que “Los pobres son en muchos casos el resultado de la violación de la dignidad del trabajo humano, bien porque se limitan sus posibilidades (desocupación, subocupación), bien porque se devalúan los derechos que fluyen del mismo, especialmente el derecho al justo salario, a la seguridad de la persona del trabajador y de su familia”. (Cáritas in Veritate, 63)

El Papa Francisco insiste que la explotación de los trabajadores es un pecado grave: “Dios pedirá cuenta a los esclavistas de nuestros días, y nosotros hemos de hacer todo lo posible para que estas situaciones no se produzcan más. El flujo del capital no puede determinar el flujo y la vida de las personas”. (Discurso al Mundo del Trabajo. Ciudad Juárez, México).

No sólo nos corresponde opinar sobre el tema, sino que siendo coherentes con nuestro bautismo, nos corresponde promover, sostener y trascender en los cambios necesarios para que todos los trabajadores tengan el ingreso mínimo suficiente para vivir sin carencias.

¿Qué propone la pastoral del trabajo?

  1. Revisar el aumento general a los salarios, no sólo los mínimos. Este aumento debe ser acompañado por un esfuerzo del gobierno (cambios en los impuestos al salario), esfuerzo de los empresarios (para ofrecer en algo su ingreso) y sacrificio en los trabajadores (para mejorar su productividad).
  2. Que se apoye más el trabajo colectivo de responsabilidad compartida a través de emprendimientos solidarios. El trabajo asalariado dificulta la corresponsabilidad de quien pone el capital y quien desarrolla el trabajo, pocas veces se percibe como un trabajo de mutuo beneficio, en cambio, se experimenta como el poder que ejerce uno sobre otro (jefe – empleado).
  3. El salario en organizaciones de la sociedad civil o en pequeñas empresas suele ser sacrificado por causas distintas a la explotación o injusticia del que es considerado patrón. Por lo anterior, es necesario generar esquemas diferenciados para que fiscalmente se beneficie directamente a los trabajadores sin que ello implique sangrar hasta morir a dichas organizaciones o pequeñas empresas que suelen generar la mayoría de los empleos en nuestro país. 

José David Torre Moya

Secretario de la Dimensión de Pastoral del Trabajo

Comisión Episcopal para la Pastoral Social

 

 

 

 

Obispo Responsable de la Dimensión:
Mons. Jorge Alberto Cavazos Arizpe-Obispo de San Juan de los Lagos
Secretario de la Dimensión:
Ing. José David Torres Moya

trabajo@ceps.org.mx

Celular: 5538761711

La pastoral del trabajo tiene como fin promover tres áreas pastorales vinculadas el desarrollo humano integral y solidario, estás son:

Pastoral Laboral. Para promover al mundo del trabajo integrado por los trabajadores, los empresarios y la empresa en un círculo virtuoso de desarrollo personal, familiar y comunitario centrado en la persona.

Pastoral de la Tierra. Para promover el cuidado de la creación y enaltecer el desarrollo de las comunidades campesinas y el fruto de su trabajo en la tierra.

Economía Solidaria. Para promover un modelo de desarrollo centrado en la comunidad y el trabajo colectivo cuyo valor principal es la solidaridad y la distribución justa del fruto del trabajo.

La dimensión ofrece a las diócesis o instituciones que desean promover alguna de estas áreas pastorales:

a) Ponencias para animar la reflexión local en análisis de la realidad, importancia de esta pastoral en relación a la pastoral social o bien para descubrir las opciones de incidencia que se vislumbran.

b) Talleres sobre pastoral laboral y economía solidaria y su implementación diocesana.

c) Creación de redes de consumo y redes de productores en el contexto de la economía solidaria.

d) Incubación de proyectos productivos en el contexto de la economía solidaria.

e) Acompañamiento para la creación de una pastoral del medio ambiente.

En todas las áreas promovemos la creación de equipos levadura que estén capacitados para desarrollar esa pastoral. Cualquiera que sea su idea o necesidad con gusto podemos ayudarle a crear una estrategia diocesana o local para su implementación.

Sé parte de nuestra red

Buscar en el sitio

Haz tu Donativo