Email: direccion1@ceps.org.mx | Teléfonos: (52)(55) 5563-1604 y (52)(55) 5563-6543

Más de 5 mil personas fueron desplazadas en Chiapas a finales del 2017, producto de un conflicto territorial entre dos comunidades, por lo que permanecieron en condiciones de total precariedad y abandono. Ante la emergencia, Cáritas de San Cristóbal, con el apoyo de Cáritas Mexicana, brindó alimento, atención médica y refugio a los afectados.
De octubre a 2017 a febrero 2018, más de 5 mil personas (proveniente de Chalchihuitan y comunidades aledañas) fueron desplazadas forzosamente a las montañas altas de Chiapas, debido a los ataques por parte del pueblo vecino, Chenalhó, debido a una mala delimitación de ambos territorios por parte de la Secretaría de la Reforma Agraria (SRA, hoy Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, SEDATU) en 1973.
El conflicto de más de 40 años dejó en total precariedad a el pueblo de origen tsotsil, pues cuando huyeron de forma rápida a la zona alta de su localidad, no llevaron consigo alimento, abrigo o medicamente alguno; lo que agravó más su estadía en dicha zona. Se reportó la muerte de 13 personas y muchos niños y adultos mayores cayeron enfermos, debido a las bajas temperaturas de esa temporada.

El Padre Marcelo Pérez Pérez, encargado de la Pastoral Social en la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, junto al Padre Sebastián López, párroco de San Pablo Chalchihuitán, asumieron con valentía y amor la atención a los desplazados. Para ello, realizaron una serie de vídeos en donde denunciaban la situación y, al mismo tiempo, exhortaban a la solidaridad.
“Estamos sufriendo con mis hijos, estamos sufriendo muchos, estamos sufriendo de hambre”, decía una madre de familia en idioma tzotzil, en uno de los vídeos de denuncia.
Y la ayuda comenzó a llegar por diferentes partes del país, del mismo estado y de las oficinas de Cáritas de San Cristóbal de las Casas, quienes comenzaron a enviar víveres y abrigo a pocas semanas de la emergencia, esto debido a las dificultades que tuvieron para ingresar a la zona en conflicto. Fue así como realizaron “viajes” con 1 o 3 toneladas, dependiendo el vehículo, con alimentos básicos como el maíz y frijol, agua, ropa, cobijas, productos de higiene personal y plástico para construir albergues.
A esta ayuda se sumó Cáritas Mexicana, quien envío 300 mil pesos a la Cáritas Diocesana para que pudiera adquirir más víveres. Sobre todo, en la compra de maíz y frijol, ya que dichas poblaciones necesitan de estos granos para elaborar sus alimentos diarios (bebidas, tamales, tostadas). A su vez fue entregada ropa para adultos, jóvenes, niños y bebés, y hubo jornadas médicas para atender a la población enferma.
Poblaciones aledañas también enviaron su aportación y gracias al trabajo de la red parroquial, se pudo entregar la ayuda de forma organizada y abarcando a un gran número de personas. Cabe señalar que el donativo enviado por parte de Cáritas Mexicana fue posible gracias a la solidaridad del pueblo mexicano, y las aportaciones reunidas a través de la Colecta Nacional para apoyar a los afectados por los sismos, decisión tomada debido a la naturaleza de la situación que pasaban los hermanos de Chiapas.
Actualmente el conflicto armado entre Chalchihuitán y Chenalhó ha llegado a su fin, luego de que el Tribunal Unitario Agrario (TUA) determinara que las tierras pertenecen a Chenalhó.

Obispo Responsable de la Dimensión:
Mons. José Leopoldo González González-Obispo de Nogales
Secretario de la Dimensión:
Pbro. Rogelio Narváez Martínez

Anima la pastoral de la caridad y la solidaridad de la Iglesia. Acompaña a las Cáritas Diocesanas, impulsa una pastoral integral para quienes viven con VIH y Sida. Promueve la equidad de género y acompaña las situaciones de emergencia ocasionadas por desastres naturales y de emergencias sociales.

Sé parte de nuestra red

Buscar en el sitio

Haz tu Donativo

Materiales Campaña Caridad 2018