Email: direccion1@ceps.org.mx | Teléfonos: (52)(55) 5563-1604 y (52)(55) 5563-6543

Ixhuatán Oaxaca

Cientos de recuerdos quedaron bajo los escombros cuando el poderoso sismo del 7 de septiembre le arrebató su casa a Don Tito. Primero de sus abuelos, luego a sus padres y después a él, un hogar donde crió a sus hijos, junto a su esposa, quedó en total pérdida.

Historias similares a las de Don Tito son palpables en Ixhuatán, perteneciente a Oaxaca, uno de los estados más golpeados por el terremoto del 7 de septiembre. El municipio con un población de poco más de 10 mil personas, miles de familias atraviesan el drama de ver sus casas destruidas o a punto de derrumbarse. Otras más presentan cuarteaduras que no permiten a sus habitantes ingresar a lo que antes era un pueblo tranquilo.

La ganadería y pesca son las dos fuentes de trabajo para la gente de Ixhuatán. Esta última totalmente paralizada por el temor de un tsunami. A casi dos semanas del siniestro, la calma no puede llegar a los Ixhuatecos. El panorama de ver aún los restos de casas, techos caídos y las constantes réplicas ensombrece a la comunidad, porque la gente sabe a sus adentros que la tranquilidad tardará meses en llegar.

Pero ante el clima de tristeza siempre surgen rayos de esperanza y uno de estos proviene de la Iglesia de la Virgen de la Candelaria. Con alrededor de 20 voluntarios, tres religiosas de la Congregación Cristo Resucitado y coordinados por el párroco Gabriel, la Iglesia se ha convertido en un albergue provisional y centro de acopio.

Daniela Jiménez, con apenas 15 años de edad, es voluntaria en la parroquia, motivada por el deseo de ayudar a su comunidad. Cuenta que, a pesar de que su casa tiene algunos daños por el sismo (grietas que provocaron goteras en el techo), sabe de la gente que perdió sus hogares y, por tanto, busca apoyarlos.

Mientras tanto, la hermana Sor Virginia distribuye los víveres que han llegado por parte de la empresa “Lala” y Cáritas Monterrey. Medicamentos, agua embotellada, productos de aseo personal se van apilando en pequeñas torres a lo ancho de la galera de reuniones a un costado del templo.

Alrededor de 23 comunidades de Ixhuatán reciben poco a poca ayuda, debido a la falta de voluntarios y transporte. Sara de la Paz comenta que en total hay 15 capillas y apenas cubren 5 de ellas, por lo tanto, lo que necesitan son manos bondadosas que se unan a la tarea de distribución.

15 días han pasado luego del terremoto que cambió la vida de los habitantes de la región del Istmo de Tehuantepec, a donde pertenece Ixhuatán. Y, pesar de la fluida ayuda que ha llegado a la comunidad, la gente pide no se olviden de ellos. No olviden que Oaxaca aún está saliendo de la emergencia y buscando la esperanza de poder recuperar sus casas, la tranquilidad de comunidad, su vida.

Obispo Responsable de la Dimensión:
Mons. José Leopoldo González González-Obispo de Nogales
Secretario de la Dimensión:
Pbro. Rogelio Narváez Martínez

Anima la pastoral de la caridad y la solidaridad de la Iglesia. Acompaña a las Cáritas Diocesanas, impulsa una pastoral integral para quienes viven con VIH y Sida. Promueve la equidad de género y acompaña las situaciones de emergencia ocasionadas por desastres naturales y de emergencias sociales.

Sé parte de nuestra red

Buscar en el sitio

Haz tu Donativo