Email: direccion1@ceps.org.mx | Teléfonos: (52)(55) 5563-1604 y (52)(55) 5563-6543

Jornada Mundial de los Pobres

¿Cómo atender el clamor de mi hermano?

La historia de Moisés y la liberación del pueblo en Egipto es bien conocida por los cristianos. ¿Quién no recuerda el momento cumbre del relato, la parte donde Moisés levanta los brazos y separa el océano para que los israelitas obtuvieran su libertad? El texto del Éxodo contiene el testimonio de la revelación de Dios como liberador, sensible al dolor y al clamor de su pueblo, quien se manifiesta a través de Moisés.

Si trasladamos las enseñanzas de la historia del texto bíblico al tiempo actual, nos percatamos que hay una ausencia de personas que sigan el ejemplo de Moisés. De personas que escuchen a Dios y den respuesta al hermano que sufre, porque, actualmente, son ellos el pueblo israelita.

Uno de los elementos que impide dicha respuesta es la indiferencia, la cual penetra las raíces del tejido no sólo social, sino también eclesial. Se muestra como una máscara invisible y egoísta que no permite ver al otro inmerso en la opresión, el abuso, la injusticia, el despojo, en la esclavitud, a quien perdió todo por causa de algún desastre natural. En fin, al hermano en pobreza de cualquier tipo.

Para que Moisés pudiera guiar a los israelitas a su libertad fue esencial que él primero abriera los ojos ante las injusticias que los egipcios cometían contra su pueblo. Cuando él pudo entender que era necesario regresarles su dignidad a sus hermanos, gracias al llamado que Dios le hizo, la solidaridad se apoderó de su corazón y pudo reaccionar para guiarlos a su libertad.

En el momento que hemos vencido a la indiferencia, nos damos cuenta que nuestros hermanos pobres también son constructores del Reino de Jesús y se les debe devolver su dignidad como persona. Ayudarles para que puedan tener un lugar digno donde vivir, que no les falte alimento ni abrigo. Esa es la verdadera enseñanza del relato de Moisés.

Veamos a la próxima Primera Jornada Mundial del Pobre como una oportunidad para abrir nuestros ojos y quitarnos el velo de la indiferencia. Para ello, ofrecemos una serie de actividades y reflexiones para que las podamos realizar en nuestra parroquia y/o comunidad, para así brindarle la mano a nuestros hermanos pobres y los abracemos para hacerles sentid, como dice el Papa Francisco, “ el calor del amor que rompe el círculo de la soledad”.

Obispo Responsable de la Dimensión:
Mons. José Leopoldo González González-Obispo de Nogales
Secretario de la Dimensión:
Pbro. Rogelio Narváez Martínez

Anima la pastoral de la caridad y la solidaridad de la Iglesia. Acompaña a las Cáritas Diocesanas, impulsa una pastoral integral para quienes viven con VIH y Sida. Promueve la equidad de género y acompaña las situaciones de emergencia ocasionadas por desastres naturales y de emergencias sociales.

Sé parte de nuestra red

Buscar en el sitio

Haz tu Donativo