Email: direccion1@ceps.org.mx | Teléfonos: (52)(55) 5563-1604 y (52)(55) 5563-6543

Jojutla Morelos

Más de 150 mil viviendas con algún tipo de afectación es el saldo de los terremotos que laceraron a México el pasado septiembre. La fuerza destructiva de los movimientos telúricos destruyó principalmente el centro y sur, dejando a miles de personas sin hogares, los cuales aún viven en la incertidumbre de no tener un techo.

Gracias a la colaboración con las diócesis afectadas, el equipo de emergencias de Cáritas Mexicana realizó un reporte el cual desglosa los daños en cada estado. En Oaxaca el recuento de las viviendas afectadas alcanza las 64 mil 730, en Chiapas 58 mil 367, en Morelos 10 mil 317, en el Edo. de México mil 590, en Puebla 16 mil 101 y en la capital colapsaron 39 edificios.

Las cifras incluyen la información sobre las casas con algunos daños, construcciones colapsadas, viviendas inhabitables o bien, por destruir. Además, recopilaron las afectaciones de las Iglesias en las provincias (construcciones visiblemente afectadas), que ya suman 767.

En conjunto con la Conferencia del Episcopado Mexicano, la Cáritas Nacional realiza una colecta con el objetivo de seguir apoyando a los damnificados, sumando a estas acciones las aportaciones de instituciones internacionales que desde el comienzo de la emergencia, establecieron contacto.

Apoyo económico para la operación en las diócesis más necesitadas, proyectos de seguridad alimentaria y de salud, espacios para continuar con las celebraciones eucarísticas para seguir fortaleciendo la fe y esperanza, equipos de apoyo de contención emocional son sólo algunas de las acciones que se están diseñando para implementarse en las próximas semanas.

La respuesta de las diócesis afectadas fue y continúa siendo activa, luego de la visible destrucción. También ha sido una constante su gratitud por las expresiones de generosidad y amor de todos los grupos religiosos y de la sociedad civil que escucharon el llamado de auxilio. Como Mons. Óscar Campos, Administrador de Tehuantepec, Oaxaca, quien escribe en un comunicado:

“En el dolor pudimos vivir la fiesta de solidaridad, la compasión, la defensa de los más necesitados. Le agradecíamos a Dios por su gran bondad. Renacimos de nuevo. Volvimos a Dios como el hijo de la parábola del Padre Misericordioso. Dios nos recibió, hizo fiesta, todo México de pie, sentíamos la ternura de cada uno de los mexicanos que nos enviaban todo lo que podían para no sufrieramos, nos acogieron”, escribe el Obispo de una de las zonas más afectadas por el terremoto del 7 de septiembre.

El trabajo no cesa ni un día, porque la catástrofe no cede a su fin. Aunado a la destrucción de las viviendas, se une las complicaciones provocadas por las lluvias y las enfermedades que comienzan a surgir por las zonas insalubres de los sitios derrumbados. Pasarán meses hasta que las comunidades afectadas puedan recobrar su estilo de vida. Ahora, más que nunca, la solidaridad no debe ceder.

Obispo Responsable de la Dimensión:
Mons. José Leopoldo González González-Obispo de Nogales
Secretario de la Dimensión:
Pbro. Rogelio Narváez Martínez

Anima la pastoral de la caridad y la solidaridad de la Iglesia. Acompaña a las Cáritas Diocesanas, impulsa una pastoral integral para quienes viven con VIH y Sida. Promueve la equidad de género y acompaña las situaciones de emergencia ocasionadas por desastres naturales y de emergencias sociales.

Sé parte de nuestra red

Buscar en el sitio

Haz tu Donativo