Email: direccion1@ceps.org.mx | Teléfonos: (52)(55) 5563-1604 y (52)(55) 5563-6543

Tololapan Morelos

En uno de los jardines del ex- convento de San Guillermo, destruido por el sismo del 19 de septiembre, habitantes de Totolapan habilitaron dos carpas: la primera con las imágenes y cuadros recuperados del templo; la segunda como centro acopio. Ambas acogiendo a los que se quedaron sin hogar, los que llevan víveres o bien, los que necesitan un lugar para orar. La Iglesia de Morelos, a pesar de los daños, se ha convertido en el principal refugio después de la tragedia.

Del otro lado están niños corriendo y pintando con colores y materiales que llegaron en las cajas de ayuda humanitaria. Hay otros, los más pequeños, que juegan con peluches. Todos bajo el cuidado de unos jóvenes, de no más de 16 años, quienes improvisaron una "guardería" para que algunos padres de familia dejaran a cargo a sus hijos y pudieran buscar un refugio después de haber perdido sus hogares.

Justo en la entrada de la Iglesia, donde es visible ver todo el panorama del templo del siglo XVI, se encuentra sentado Don Mateo, quien platica con un grupo de vecinos. Colocamos un micrófono, tras conseguir su permiso para entrevistarlo. En las manos lleva un cartel con la leyenda "Totolapan les da las gracias por su apoyo, hermanos mexicano. Barrio de San Sebastián", que no suelta en ningún momento.

"Yo hice este cartel y otros los pegué en mi calle para dar gracias a nuestros hermanos mexicanos por toda la ayuda que nos dan" expresa ante la cámara. Repite una y otra vez lo agradecido que está con cada una de las personas que donaron víveres, pero también puede notarse en sus palabras la tristeza por la pérdida de su Iglesia. "No hubo víctimas mortales, gracias a Dios, pero el templo es nuestro patrimonio y sentimos mucha tristeza porque se derrumbó" finaliza.

Al salir de lo que es considerado Patrimonio Mundial por la UNESCO, al costado izquierdo, se distingue el mercado que poco a poco empieza a recobrar vida. Algunos puestos se vislumbran y una que otra persona compra; aún se siente una atmósfera de temor e incertidumbre en el aire. Las calles aledañas comparten el sentimiento; para los pobladores no sólo es importante reconstruir lo material, sino hay que sanar el alma, el espíritu.

"Con la pérdida del templo hemos perdido nuestra identidad histórica, cultural y religiosa" expresa el Mayordomo (encargado de una cofradía religiosa) Mario A. Ramos, quien además es promotor comunitario. A pesar de la pérdida de viviendas, explica, la población tiene un sentimiento de angustia porque aún no saben cómo podrán reconstruir la Iglesia, que es vista por algunos como fuente de trabajo, esto por las fiestas patronales de enero y octubre, la cuales tal vez no se realicen el próximo año.

Afuera de su casa, Mario expone lo que debe seguir en los siguiente meses. En un primer momento, deben iniciar los planes de reconstrucción de viviendas, tomando en cuenta las características de su comunidad y haciendo partícipe a sus pobladores. Asimismo, la labor de personas capacitadas que puedan brindar terapia emocional se hará indispensable, ya que las heridas espirituales tardarán en sanar.

Aún no se cumple un mes del sismo que afectó no sólo a Morelos, sino a otros estados del centro y sur del país. Totolapan es sólo un ejemplo de los que otras comunidades y municipios están viviendo. La ayuda sigue llegando, pero hay debe continuar el ánimo para brindarle en los siguientes meses, los más difíciles, los de reconstrucción.

Obispo Responsable de la Dimensión:
Mons. José Leopoldo González González-Obispo de Nogales
Secretario de la Dimensión:
Pbro. Rogelio Narváez Martínez

Anima la pastoral de la caridad y la solidaridad de la Iglesia. Acompaña a las Cáritas Diocesanas, impulsa una pastoral integral para quienes viven con VIH y Sida. Promueve la equidad de género y acompaña las situaciones de emergencia ocasionadas por desastres naturales y de emergencias sociales.

Sé parte de nuestra red

Buscar en el sitio

Haz tu Donativo