A un año de los sismos

Te invitamos a que veas lo que hemos hecho durante este tiempo ¡Vamos!

Poco antes de la medianoche del 7 de septiembre de 2017, la tierra despertó al pueblo mexicano de una forma abrupta. Un sismo de 8,2 grados, con epicentro en Oaxaca, habría golpeado el sureste del país, reduciendo a escombros miles de casas, provocado dolor y sufrimiento.

Sólo habían pasado 12 días en el que todos asimilaban lo sucedido, cuando de nueva cuenta un sismo, ahora el 19 de septiembre, tal como hace 32 años, destruyó parte del centro de México. Las imágenes y vídeos circulaban rápidamente. Edificios y casas caídas, gente cubierta de polvo, gritos de pánico. La verdadera emergencia estaba por venir.

Los datos oficiales reflejaron la magnitud del desastre

471

PERSONAS

PERDIERON LA VIDA

+250

mil

PERDIERON SU CASA

+200

MILLONES

AFECTADOS

Los datos oficiales reflejaron la magnitud del desastre. En total, 471 personas perdieron la vida en ambos sismos, cerca de 250 mil personas perdieron su casa, más de 12 millones de personas se vieron afectadas en siete estados de la República (Oaxaca, Chiapas, Ciudad de México, Puebla, Morelos, Edo. de México, Guerrero). En aquel mes de septiembre, en el ambiente social se sentía desolación y tristeza.
Pero no todo estaba perdido, porque, así como en 1985, la gente salió a la calle a dar esperanza. La solidaridad brotó de forma impresionante para ayudar a quien había perdido todo. Era impresionante ver la cantidad de personas que brindaron su tiempo para remover escombros,  abrieron la puerta de su casa, entregando víveres, organizándose para ayudar de cualquier forma.

La Iglesia Católica, como madre que abraza a sus hijos, ayudó de forma inmediata. Los templos se convirtieron en albergues y centros de acopios, los sacerdotes, seminaristas y religiosas daban palabras de aliento, los grupos de oración se organizaban para ayudar a los heridos.

Ante la magnitud de los sucesos, hizo un llamado a la solidaridad para una colecta nacional, con el objetivo de seguir ayudando a los afectados. Es así que, gracias a la gente de buena voluntad, a nivel nacional e internacional se llegó a la cantidad de

Nacional:
$33,993,860.57

Internacional:
$17,696,786.18

Total:
$51,690,646.75
A través de las Comisión Episcopal para la Pastoral Social (CEPS-Cáritas Mexicana), en conjunto con las Diócesis afectadas, y con el gran apoyo de cada uno de los colaboradores de las pastoral social, se ha ayudado en la entrega de víveres, con programas de construcción y reconstrucción de viviendas, atención psico-social, medios de vida, entre otros.
A un año de los sismos, queremos agradecerte a ti, que estás leyendo esto, por ayudarnos a ser el motor de este proceso. Pese a los retos y desafíos a los que nos hemos enfrentado, el amor por el otro nos sigue moviendo. Gracias por ayudarnos a llegar a quien lo necesita para seguir siendo la caricia de la Iglesia a su pueblo.